¡Bienvenidos a la ciudad de Atenas!, ha dicho el piloto del avión y aunque era mi tercera vez en este país, mi emoción era cómo si fuese mi primera. Hay destinos que al visitarlos por primera vez, aunque lo haya disfrutado, siento que una vez ya es suficiente. Ese es no es el caso de Grecia para mí. Claro está que los destinos son cómo las parejas, para los gustos los colores, así que mi fascinación por este país no necesariamente sea igual para ti. Esta vez lo visité junto a 9 viajeros y mi querida blogger griega Maria Kofou de https://tstories.gr/en/, en una de nuestras experiencias grupales.   Si este país está en tus planes aquí te cuento un poco sobre nuestra experiencia.


Atenas
Estuvimos 2 noches en esta maravillosa ciudad la cual combina todo el misticismo de sus ruinas con la ciudad, y aunque tenga zonas abandonadas, no deja de ser mágica. No visité todas sus ruinas, ni museos, pues no soy muy amante de esto ni muy minucioso en los detalles específicos de la historia. Cuando viajo prefiero ver lo principal de sus atracciones y no cargar mi agenda con demasiadas cosas que me dejen drenado. También me gusta hacerlo a mi paso, no bajo la presión de guías.

Visitamos El Acrópolis (ve bien temprano para evitar las multitudes abrumantes), el Templo de Zeus, caminamos las calles de Plaka, Anafiótica (que recrea la arquitectura de las Islas) y la plaza Monasteraki. En las noches la vida nocturna la vivíamos en la zona de Technopolis, en donde se concentran un sin número de bares y discotecas en un ambiente fuera de lo común, con luces decorando el cielo, un gasoducto iluminado en el centro de la zona, y el Acrópolis, el cual es visible desde la mayoría de los bares “roof tops”.

Templo de Zeus
Templo de Zeus

Nuestras dos cenas fueron espectaculares. La primera fue en “Dinner in the Sky Athens”, un concepto de temporada (solo durante el verano), en donde cenas en una plataforma a 160 pies de altura, con vino ilimitado, música y luces, a la vez que disfrutas de las maravillosas vistas del Acrópolis y la ciudad de Atenas. Cenamos durante el atardecer permitiéndonos ver el paisaje tanto de día como de noche. La segunda cena fue en “To Treno sto Rouf”, un restaurante dentro de los vagones de un tren antiguo. La comida y el lugar están a otro nivel.

Dinner in the sky Athens
Dinner in the sky Athens

De transporte, usamos mayormente Uber y Metro, ya que es mucho más económico y seguro que los taxis de la ciudad, que tarde en las noches tienden a querer estafarte cobrándote 3 veces más que el costo justo. Para hospedarte las mejores zonas son cerca de Syntagma o la Plaza de Monastiraki.


Meteora
Este lugar está en mis top, no solo de Grecia, si no del mundo. Consiste de un conjunto de Monasterios construidos en el tope de las montañas, con paisajes sureales.

Meteora
Meteora

Para llegar aquí usamos tren desde Atenas hasta la ciudad de Kalambaka (5 horas saliendo a las 9:00am). Llegamos aproximadamente a la 1:00pm al Hotel Kaikis y realizamos el “sunset tour” a los templos a las 4:00pm. Al día siguiente tomamos el tren de las 5:45am de regreso a Atenas.

Hay varias formas para visitar Meteora. Puedes rentar auto y hacer todo por tu cuenta (4 horas y media desde Atenas en carretera de muchas curvas); también puedes tomar un “day tour” desde Atenas (unas 12 horas); o cómo hicimos nosotros en tren y pasar la noche. Si decides hacerlo como nosotros puedes contactar a www.visitmeteora.travel para la coordinación.


Mykonos
Es una de las islas más famosas de Grecia, con una vida nocturna de locura. Llegamos en avión desde Atenas, ya que salía más económico y rápido que ir en uno de los Feries.   Nos hospedamos el hotel Petinaros Hotel, que aunque quedaba a unos 20 minutos del centro y habían otros hoteles con mejor ubicación, el servicio de ellos fue excelente y el hotel estaba súper chulo.

Durante las noches, estábamos en el centro caminando sus estrechas e iconográficas calles. La zona de Little Venice es la más famosa del centro, en especial a la hora del atardecer. El centro agrupa un sin número de opciones gastronómicas y de vida nocturna.

Atardeceres de Mykonos
Atardeceres de Mykonos

Durante el día rentamos “four tracks” y visitamos algunas de sus playas, siendo la playa “Platis Gialos” nuestra favorita.

Platis Gialos
Platis Gialos

Santorini
Este es uno de los lugares más bellos y románticos del mundo sin duda alguna. La experiencia aquí puede elevarse mucho más, dependiendo de dónde te quedes y cómo recorras la Isla.

Nos movimos de Mykonos a Santorini en ferry, ya que no habían vuelos directos entre estas dos islas. El trayecto fue de aproximadamente 3 horas en un ferry sumamente cómodo. Al llegar al puerto de Santorini, nos esperaban varios “Four Tracks” que habíamos reservado de antemano para recorrer la Isla con la compañía Satorini Bike Rental. El que nos llevarán los vehículos allí y que pudiésemos entregarlos en el aeropuerto conllevó un gasto adicional de 10 euros de “drop off charge” pero valía la pena ya que era mucho más cómodo así.

El corillo en four track en Santorini
El corillo en four track en Santorini

Usar este tipo de vehículo para recorrer la Isla fue uno de los elementos que elevó nuestra experiencia, ya que los paisajes mientras manejas son espectaculares. Nos hospedamos en una casa de ensueño en la zona de Oia, que es la zona más famosa por su arquitectura, calles y atardeceres. Esta mansión tenía capacidad para 11 personas, justo la cantidad de nuestro grupo. La propiedad era tan impresionante que ese primer día que llegamos, ni siquiera quisimos salir, ordenamos pizza y nos quedamos allí (claro está que armamos la fiesta con todo el alcohol que habíamos comprado en el Dutty Free del aeropuerto en Atenas).

Foto desde la terraza de nuestra casa
Foto desde la terraza de nuestra casa
Aquí desayunábamos todos los días
Aquí desayunábamos todos los días

Al día siguiente nos fuimos en los “four tracks” a Red Beach (a unos 50 minutos de Oia). Esta playa, aunque no es de arena, sino de piedra, no deja de ser impresionante. Las montañas color rojizo combinado con un suelo lleno de piedras negras y rojas y aguas cristalinas hacen de este lugar uno que no parece de este planeta. Para mi sorpresa el agua no estaba tan fría como normalmente son las playas del mediterráneo.

Red Beach
Red Beach

De regreso a Oia paramos en la capital de Santorini, Thira (o Fira). Aquí se concentra la mayor cantidad de restaurantes, bares y tiendas en toda la Isla. Aunque no es tan lindo como Oia, es el mejor lugar para personas que están viajando solos o entre amigos, ya que hay más diversión en términos de vida nocturna.   Volvimos a Oia a eso de las 7 de la noche para buscar un “spot” y ver el famoso atardecer. Debes estar claro que Santorini es de los lugares más famosos del mundo, así que prepárate para ver muchos turistas.

Atardecer desde Oia
Atardecer desde Oia

Grecia nos dejó con ganas de más, pues este país es mucho que más que Mykonos y Santorini. Tiene miles de islas y mucho más por descubrir. Tal vez encuentres opiniones negativas sobre Grecia por parte de otros viajeros. Mi consejo es que lo visites y te des cuenta de lo equivocados que muchos están sobre este destino que la palabra espectacular se queda corta. Si te interesa ser parte de nuestras experiencias grupales te invito a que visites la sección de Viaja Conmigo oprimiendo aquí #viajacoño

SHARE
Previous article5 pasos para hacer tu viaje realidad
Next articleViaja seguro
Mi nombre es Arnaldo Santiago, puertorriqueño, amante del mundo digital, escritor por pasatiempo, productor por impulso, viajero aventurero por pasión y padre de 2 hijas maravillosas que me motivan cada día a nunca renunciar a mis sueños.

2 COMMENTS

LEAVE A REPLY